Un Jinete por el Cielo, de Ambrose Bierce

Empecemos por dar algunas precisiones que ayudarán a situar la importancia de este relato (y por extensión, de la mayoría de cuentos sobre la guerra civil escritos por Bierce).
Hasta la fecha, guerras habían habido de de todo tipo, pero el relato de las mismas era ciertamente épico; por descontado, hubo escritores y artistas que intentaron representar la realidad de la guerra en su miseria y dolor, pero fueron los menos, y su alcance en cuanto a público fue el de una minoría ilustrada. A título de ejemplo, pueden servir las anécdotas de las damas y caballeros que acudían al campo de batalla para, desde un altozano más o menos próximo, contemplar el espectáculo durante las guerras napoleónicas. Sin duda era un espectáculo, visto a distancia; el colorido de los uniformes, las plumas y los penachos, por ejemplo, era un factor de vistosidad añadido. Si no fundamental.
Las cosas cambiaron en la guerra de Crimea, la primera con corresponsales de guerra en el frente, pero esa campaña fue tan doliente y tan incompetentemente llevada que el sufrimiento extremo fue la norma. Y aun así, el hecho más recordado es la épica de la carga de la Brigada Ligera.
La Guerra de Secesión Americana marcó el cambio definitivo. Para empezar era una guerra civil. Además, fue la primera guerra "moderna": la artillería adquirió mayor importancia, se usó el ferrocarril intensamente, se intentó ahogar a los contendientes (a uno de ellos, en todo caso) económicamente, no siendo un hecho menor para el desarrollo de la guerra el intento de minar la moral de la población civil. la caballería, ese epítome del guerrero "antiguo", empezó a funcionar como infantería montada, empleando los caballos como medio de desplazamiento y combatiendo a pie. Y los corresponsales de guerra abundaron.
Ese conflicto tuvo uno de los mejores escritores con los que podía contar, Ambrose Bierce, llamado "Bitter" (Amargo). Queda la duda de si esa amargura era anterior o le sobrevino después de lo que vio en los campos de batalla. Pero no era corresponsal de guerra. Era soldado, y todos sus relatos de guerra transmiten la impresión de ser algo vivido, recogido de las experiencias que le sucedieron a él o a los que conoció. Como soldado, no era un patriota. Consideraba a los miembros de la milicia como asesinos con licencia para realizar atrocidades, y sin duda él mismo se incluía en esa clase. Y sin embargo, el cínico que reseñaba las crueldades de la guerra no dejó jamás de mostrar su desprecio por ella y, así, reafirmar su propia humanidad.
Que Un Jinete por el Cielo sea un relato de guerra civil es fundamental para la historia. Que yo recuerde, no habían existido escritos que hubiesen tratado un conflicto civil en su cercanía. Bierce captó (o tal vez vivió) la auténtica realidad que representaba, en una frase profética de Abraham Lincoln que ha fascinado a los historiadores, la imagen de "a house divided", una casa dividida.
El cuento lo pueden leer en el enlace que figura al pie de esta reseña, pero daré algunos de sus rasgos.
Este relato ya se inicia justamente con esa situación, la de un joven virginiano que abandona la casa paterna para alistarse en el ejército de la Unión, el ejército "enemigo". En ese mismo espíritu prosigue cuando el padre lo califica de traidor pero, no obstante, le encarece a que cumpla con su deber allá donde se encuentre.
Cuando el joven soldado se enfrenta a una misión de vigilancia, Bierce detiene el tiempo para describir todos los movimientos del muchacho y los del jinete al que, recortado en el cielo, está apuntando. Una pequeña joya de tensión creciente. Lo que sigue es una imagen poética pero desgarradora, observada desde otro punto de vista (un nuevo acierto narrativo); y el último diálogo del relato, con esas dos frases finales que dan sentido a todo lo precedente y no dejan sino una desolación enorme, un horror fundamental, un dolor profundo.

(A Horseman in the Sky)
En Cuentos de Soldados y Civiles
Eds. Orión, col. Pruebas de Galera
Buenos Aires, 1975 [1891]
Trad. y prólogo de José Bianco

Texto en castellano de Un Jinete por el Cielo
Texto en inglés de A Horseman in the Sky 

btemplates

2 comentarios:

Peke dijo...

De Ambrose Bierce solo conocía El diccionario del diablo y acabo de quedar francamente impresionada con este relato. Tiene una fuerza enorme.

Lluís Salvador dijo...

Hola, Peke:
El Diccionario del diablo es una obra maestra de humor cínico (que no es un humor muy agradable, pero que tiene que existir; te recomiendo la definición que Bierce, en ese diccionario, da de "cínico"), y su fama de amargo se la ganó con él y con algunos relatos en los que, sin tapujos, declara y describe que el hombre es un hombre para el hombre, es decir, que somos todos bestias sanguinarias.
Pero además tiene relatos, muchos de la guerra civil, que son muy fuertes, muy vívidos, muy reales, y muy impresionantes en su argumento o en su desarrollo. Alguno más comentaré aquí.
Un saludo cordial!